.

CONSAGRACIÓN  AL  ÁNGEL  DE  LA GUARDA.

.Oh, santo  ángel  de  la  guarda;

Que desde el principio de mi vida

me fuiste dado por mi protector y

compañero,

Yo   N. N.., pobre   pecador,  quiero

consagrarme  a  tí,

en presencia  de  mi  Dios  y  Señor,

de   María,   mi  Madre   Celestial,

y  de  todos  los  ángeles  y   santos.

Quiero  hoy  vincularme   a   tí,

para   nunca   separarme   de   tí.


En ésta  íntima  unión  contigo:

«Prometo ser  siempre  fiel  y

obediente  a  mi  Dios  y  Señor

y  a  la  Santa  Iglesia.

.

Prometo   proclamar   siempre   a   María

como   mi  Reina   y  Madre,   y   hacer   de   su

vida   el   modelo   de   la    mía.


Prometo  confesar  mi  fé  en  tí,  mi   santo   protector,

y   promover  celosamente  la  devoción  a   los   santos

ángeles,  que  nos  han  sido  dados  como  protección y auxilio,

de  modo  especial  para  estos  días  de  tinieblas  y  lucha

espiritual  por  el  Reino  de  Dios.»


Te  pido,  oh  santo  ángel   de   la  guarda,  toda  la  fuerza

del  amor  Divino,  para  que  yo  sea   inflamado  en  él:


Te  pido  todo  el  vigor  de  la fé  para  que  nunca  ya  vacile:

Te  pido  que  ésta  mi  íntima  unión  contigo  sea  para  mi

escudo  protector  contra  todos  los   ataques  del  enemigo.

.

Finalmente  te  pido,  oh  santo  ángel  de la guarda,  la  gracia  de

la  humildad  de  la  Santísima  Virgen,  para  que  imitándola  sea

yo  preservado  de  todos  los  peligros ,  y  por  tí  guiado  a  la

Patria  Celestial.  Amén.

.

OREMOS:

Dios  Omnipotente,  concédenos  el  auxilio  de  vuestros  ángeles

y  espiritus  celestiales  a  fin  de  que  por  ellos  seamos  preservados

de  los  ataques  de  Satanás  y  por  la  Preciosa  Sangre  de  Jesucristo

y  la  intercesión  de  la  Santísima  Virgen   María,  libres  de  todos  los

peligros  podamos  serviros  en  paz.

Por  Nuestro  Señor  Jesucristo,  Vuestro  Hijo  en  la  unidad  del

Espíritu  Santo.    Amén.

Ernestus Archiep. Conimbricensis