33 Días de Camino hacia Belén: Sal de Tú Cielo, (Día 32) “P.Guillermo Serra.L.C.”

23 diciembre, 2016

“TE REGALO MIS OBRAS”

Sal de Tú Cielo, Día 32

Viernes 23 de diciembre del 2016

.

A partir de esta Navidad me haré el firme propósito de comenzar cada día con el ofrecimiento de mis obras.

.

Te regalo mis obras

.

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

.

Breve silencio para ponerse en presencia de Dios, rogando a María Santísima sea nuestra compañera y guía en este camino hacia el encuentro con su Hijo Jesucristo.

.

ORACIÓN CAMINO A BELÉN

Querido niño Jesús: Te quiero hacer presente aquí, en este rato de oración.  Muchas veces pienso en ti, me acuerdo de ti, pero no te pienso. Pensarte es quererte y quererte es buscarte. Sí, quiero buscarte, caminar hacia ti, pero sabiendo que Tú me buscas siempre primero. Quiero recorrer este camino de la mano de María, tu madre, sostenido por  el auxilio del Espíritu Santo,  para que tu Amor se revele en plenitud dentro de mi corazón en esta Navidad.

.

CITA

.

Señor, tengo miedo de ser partido, de purificar mi corazón imperfecto. No sé cómo hacerlo ni por dónde empezar. Confío en tu bondad infinita. Tómame, bendíceme y párteme para que puedas repartir mi amor donde más convenga. Yo solo no sé amar. Quiero imitar tu Corazón y hacerme Eucaristía para el mundo. Párteme después de bendecirme; quiero ser repartido en cada persona que me encuentre. (Sal de tu Cielo. Cap. 1.3)

.

REFLEXIÓN

.

Casi siempre pido, con frecuencia solo espero; me acuerdo de ti cuando me encuentro en necesidad. Y Tú eres tan bueno que no me niegas nada de lo que me hace falta para salvarme. Pero… ¿qué te doy a cambio? Confieso mi fe, proclamo que creo en ti, doy testimonio de tu amor y tu misericordia pero se me olvida corresponder a ellos.

.

Muchas veces me siento pequeño e incapaz de lograr algo significativo en mi vida o en la de aquellos que quiero, pero olvido que aunque mi pequeñez sea real, en ti Jesús, es capaz de convertirse en bondad, en amor, en un bien para mí y para los demás. Cada una de mis acciones, si va ofrecida a tu sacrificio eterno, es capaz de alcanzar un valor de redención infinito.

.

No puedo limitarme a expresar mi gratitud a todo el bien que me haces, quiero corresponder con mi vida, con mi entrega, con mi trabajo para extender tu Reino, con mi voz para proclamar tu Palabra, con mi caridad para llevar tu amor a los corazones. Pero ¡solo no puedo Jesús! Necesito que seas Tú quien viva y obre en mí.

.

ORACIÓN

.

AHORA QUE TE ACERCAS

.

Esperado de todas las naciones

Respuesta que acalla mis miedos

Tierra prometida desde lo alto

Cielo abierto derramado en silencio

Ahora que te acercas:

Prepara mi pobre corazón

para recibirte dignamente

y abrazarte con ternura

Ahora que te acercas:

Déjame mirarte y ser tu diversión

Quiero ser tu consuelo

y que en mi pecho descanses suavemente

Ahora que te acercas:

Mira bien quién soy

He contado estrellas desde la creación

esperando este don, que mío es hoy

Ahora que te acercas:

No se acaba la peregrinación

Empieza ahora el camino de mi vida

junto a ti hasta la redención

Ahora que te acercas:

Dime todo lo que es amor

Quiero ser discípulo en silencio

y alcanzar de ti el perdón

Ahora que te acercas:

Hace frío y es de noche

Déjame darte fuego, luz y sol

Es mi regalo que temblando hoy te entrego

mi pobreza revestida de mi amor

Del libro Jesús a mi alma. P. Guillermo Serra,   L.C.

PROPÓSITO

A partir de esta Navidad me haré el firme propósito de comenzar cada día con el ofrecimiento de mis obras. El cumplimiento de mis deberes de estado, mi trabajo y las obras buenas que quiera realizar en este día sean para dar gloria a Dios y buscar el bien de mis hermanos. En mi carta a Jesús escribiré: “Te ofrezco cada uno de mis días”.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *