33 Días camino hacia Belén: Sal de Tú Cielo (Día 23) “P. Guillermo Serra, L.C.

14 diciembre, 2016

“Te regalo mi Paciencia”

Sal de Tú Cielo; DÍA 23

Miércoles 14  de Diciembre 2016 

.

Señor, concédenos estar preparados para esperar

con gran alegría el glorioso nacimiento de tu Hijo

.

Te regalo mi paciencia

.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

.

Breve silencio para ponerse en presencia de Dios, rogando a María Santísima sea nuestra compañera y guía en este camino hacia el encuentro con su Hijo Jesucristo.

.

ORACIÓN CAMINO A BELÉN

.

Querido niño Jesús: Te quiero hacer presente aquí, en este rato de oración.  Muchas veces pienso en ti, me acuerdo de ti, pero no te pienso. Pensarte es quererte y quererte es buscarte. Sí, quiero buscarte, caminar hacia ti, pero sabiendo que Tú me buscas siempre primero. Quiero recorrer este camino de la mano de María, tu madre, sostenido por  el auxilio del Espíritu Santo,  para que tu Amor se revele en plenitud dentro de mi corazón en esta Navidad.

.

CITA

.

Señor Dios que anunciaste la llegada de tu salvación hasta en los últimos confines de la tierra, concédenos estar preparados para esperar con gran alegría el glorioso nacimiento de tu Hijo. (Oración Colecta. 6 diciembre 2016)

.

REFLEXIÓN

.

En el Adviento todo es espera, es estar en vela esperando al amado y María es la maestra de la espera. No sólo esperó con ansia la llegada de su Hijo, esperó con paciencia a que se cumpliera el tiempo para su Revelación a los hombres y esperó sumida en la soledad del dolor a que saliera glorioso del sepulcro.

.

En este mundo que vive tan de prisa, me doy cuenta que he perdido la paciencia, busco la gratificación inmediata, quiero pronto los frutos de lo que voy sembrando, deseo que se cumplan rápido en mi vida, las promesas de Dios. Me pregunto si en el fondo de esa impaciencia no reina más bien la desesperanza o una fe muy pobre.

.

Los designios de Dios son un misterio, sus tiempos no son los nuestros y me cuesta entenderlo.

.

En este recorrido a Belén, me doy cuenta que quisiera llegar ya, tal vez más por el deseo de que el nacimiento de Jesús ponga fin a mis problemas, que por el anhelo de mirarlo y dejar que me mire.

.

¿Cómo quieres que te espere Jesús? Quiero esperarte con certezas bien plantadas en el fondo de mi alma, quiero esperar lleno de confianza en tu amor y también alabarte y darte gracias mientras te espero. Tú no te cansas Jesús, me esperas todos los días en el Sagrario, en la celebración de la Eucaristía, en el encuentro de la oración. Me sales al paso varias veces en un día y yo quisiera pedirte que me concedas mucha fe para atender a tu espera con prontitud, como si fuera uno de los pastores que fueron a dónde anunció el ángel que había nacido mi Salvador.

.

ORACIÓN

.

TE ESPERARÉ

.

Jesús a mi alma

.

Desde lo alto y en silencio, te esperaré

Sufriendo y amando en la cruz, te esperaré

Sediento y sin aire, te esperaré

Clavado y moribundo, siempre te esperaré

.

Te esperaré mientras vivas

Te esperaré hasta que me busques

Te esperaré hasta que me encuentres

Te esperaré hasta que me abraces

.

Mi vida la doy por ti para salvarte

Mi silencio es espera paciente

Mi dolor, rescate del mal siempre hiriente

Mi sangre es vida nueva para lavarte

.

Te esperaré como el Padre para compartir el mejor vino

Te esperaré como el Pastor para llevarte en mis hombros

Te esperaré como a los de Emaús para revelarme en el camino

Te esperaré con mi paciencia y mis brazos siempre abiertos

.

Del libro Jesús a mi alma. P. Guillermo Serra, L.C.

 

PROPÓSITO

.

Durante el día de hoy, haré un acto de paciencia pensando en Jesús que está por llegar a Belén y lo ofreceré como regalo al final de mi carta.

.

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *