La Madre Teresa, fundadora de las Misioneras de la Caridad, fue testimonio vivo de amor a Jesucristo por su entrega total a servirle en los «mas pobres entre los pobres». Su ejemplo ha sido un reto a la conciencia de la humanidad. En un tiempo marcado por la rebelión, la Madre Teresa defendió fuertemente la fidelidad al magisterio de la Iglesia, la santidad de la vida humana, la familia y la moral. Nos enseñó la verdadera dignidad de la mujer convirtiéndose en madre de todos. Nos enseñó que la mayor pobreza la encontró no en los arrabales de Calcuta sino en los países mas ricos cuando falta el amor, en las sociedades que permiten el aborto: «Para mi, las naciones que han legalizado el aborto son las mas pobres, le tienen miedo a un niño no nacido y el niño tiene que morir
«-Madre Teresa, M.C. En Nueva York, en 1995 propuso: «Si conoces a alguien que no quiere al niño, que le tiene miedo al niño, díganle que me lo de a mi.»

.

LA FAMILIA

«La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz.» -Madre Teresa, M.C.

.

LA MAYOR ENFERMEDAD «La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad.» -Madre Teresa, M.C.

.

COMO TRABAJAR «Haz las cosas pequeñas con gran amor» -Madre Teresa, M.C

.

DE LA ORACIÓN A LA PAZ: 

El fruto del silencio es la oración El fruto de la oración es la fe El fruto de la fe es el amor El fruto del amor es el servicio El fruto del servicio es la paz -Madre Teresa, M.C.

LA POBREZA «Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor.» -Madre Teresa, M.C.

Una vez un crítico le sugirió que haría mas para terminar con la pobreza si enseñara a pescar en vez de dar el pescado. Ella respondió: «Las personas que yo ayudo no se valen por si mismas, no se pueden parar. No pueden sostener la caña. Yo les daré el alimento y después se los enviaré a usted para que usted les enseñe a pescar»

.

FIDELIDAD antes que Exito «Dios no pretende de mi que tenga éxito. Sólo me exige que le sea fiel.» Madre Teresa de Calcuta

.

AUTENTICIDAD

«Nosotros predicamos un Dios bueno, comprensivo, generoso y compasivo. Pero, ¿lo predicamos también a través de nuestras actitudes? Si queremos ser coherentes con lo que decimos, todos deben poder ver esa bondad, ese perdón y esa comprensión en nosotros.» 

.

Las Misioneras de la Caridad tienen como cuarto votoel servicio a los mas pobres (los primeros tres son pobreza, castidad y obediencia). Lo cumplen alrededor del mundo en cientos de casas dedicadas a los moribundos, albergues para mujeres y niños, casas para pacientes de SIDA, etc.

.

 

IRRADIANDO A CRISTO Oración que rezan las Misioneras de la Caridad después de cada Misa. EN LA MUERTE «En el momento de la muerte, no se nos juzgará por la cantidad de trabajo que hayamos hecho, sino por el peso de amor que hayamos puesto en nuestro trabajo. Este amor debe resultar del sacrificio de sí mismos y ha de sentirse hasta que haga daño.» .

UNA GOTA EN EL OCEANO
«Sé bien y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo.» -Madre Teresa, M.C.

.

UNA GOTA EN EL OCÉANO
«Sé bien y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo.» -Madre Teresa, M.C.

.

EL AMOR «No basta con que digamos: Yo amo a Dios pero no amo a mi prójimo. San Juan dice que somos mentirosos si afirmamos que amamos a Dios y no amamos a nuestro prójimo. Es muy importante para nosotros darse cuenta de que el amor para que sea auténtico tiene que doler.» -Madre Teresa, M.C., al recibir el Premio Nobel de la Paz.

.   UNA SONRISA

Una sonrisa en los labios alegra nuestro corazón, 

conserva nuestro buen humor, 

guarda nuestra alma en paz, 

vigoriza la salud, 

embellece nuestro rostro 

e inspira buenas obras. 

Sonriamos a los rostros tristes, 

tímidos, enfermos, conocidos, 

familiares y amigos. 

Sonriámosle a Dios con la aceptación 

de todo lo que El nos envié y 

tendremos el merito de poseer 

la mirada radiante de su rostro 

su amor por toda la eternidad. 

Las palabras de Cristo son muy claras, 

pero debemos entenderlas como una 

realidad viviente, tal como El las propuso. 

Cuando El habla de hambre, 

no habla solamente del hambre de pan, 

sino hambre de amor, hambre de ser 

comprendido, de ser querido. 

El experimentó lo que es ser rechazado porque 

vino entre los suyos y los suyos no lo quisieron. 

Y El conoció lo que es estar solo, 

abandonado, y no tener a nadie suyo. 

.

 Esta hambre de hoy, que esta rompiendo vidas en todo el mundo destruyendo 
hogares y naciones, habla de no tener hogar, no solamente un cuarto con 
techo, pero el anhelo de ser aceptado, de ser tratado con compasión, y que 
alguien abra nuestro corazón para recibir al que se sienta abandonado. 

fuente: Beata Madre Teresa M.C.

 

 

EL PAPA PABLO VI FUE QUIEN DIO A CONOCER AL MUNDO A LA MADRE TERESA

En 1964, en plena celebración del Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI viajó a Bombay para la clausura del Congreso Eucarístico. Era una gran sorpresa, la segunda vez que un Papa volaba como peregrino y nadie pensó que fuese a la India.

Aquel viaje cuyo propósito era honrar la Eucaristía pasará a la historia como la ocasión por la que el Papa Pablo VI dio a conocer al mundo a la Madre Teresa cuya vida de caridad es fruto de una vida Eucarística por excelencia. En aquel tiempo muy pocos conocían a esta monja nacida en Albania fuera de sus pobres y sus cooperadores en la India.

Al despedirse de los millones de indios en el aeropuerto, el Papa anunció: «Antes de dejar la querida India, deseamos ofrecer nuestro coche blanco a la Madre Teresa, superiora general de las

Misioneras de la Caridad, para ayudarla en su misión universal de amor». La Madre Teresa vendió el carro para beneficio de sus pobres.

El Papa Pablo VI le otorgó a la Madre Teresa la primera edición del «Premio de la Paz Juan XXIII», el 6 de enero de 1971. El Papa explicó así su decisión: «Este premio se confiere a una religiosa que, a pesar de ser modesta y silenciosa, es conocida por quienes observan el arrojo de la caridad en el mundo de los Pobres: se llama Madre Teresa y, desde hace veinte años, está desempeñando una maravillosa misión de amor en las calles de la India a favor de los leprosos, de los viejos, de los niños abandonados». A este le siguió el Premio Templeton, en reconocimiento al progreso de los valores religiosos y en 1979 el Premio Nobel de la Paz en 1979.