Entre voces de Júbilo,

Dios Asciende a su Trono.

Aleluya

 

Jesús sube al cielo,  pero sigue presente en su Iglesia.   El Evangelio de San Mateo no habla explicitamente de la Ascensión de Jesús,  Termina su Evangelio narrando la última de sus apariciones.  La forma como Jesús les habla a sus discípulos indica que el tiempo de su presencia visible en este mundo ha terminado.   Es una escena donde vienen resumidos todos los elementos de las apariciones del Resucitado.  Jesús ha fijado un encuentro con sus apóstoles. Él  es quien toma la iniciativa de manifestarse:  «Al ver a Jesús»,  enseguida lo reconocen y «se postraron».  Éste es el comportamiento que se espera de quienes reconocen en Jesús al Señor.

.

«Id y haced discípulos de todos los pueblos … enseñándoles  a guardar todo lo  que os he mandado»   (Mt 28, 19)

.

Cuarenta días después de la Resurrección, la Palabra de Dios describe cómo Jesús se despide físicamente de sus discípulos, dándoles las últimas instrucciones:

«Y les dijo: – Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación.

El que crea y se bautice se salvará.

El que se resista a creer se condenará.

Y estas señales acompañarán a los que crean en mi Nombre: echarán los espíritus malos, hablarán en nuevas lenguas, tomarán con sus manos las serpientes y si beben algún veneno no les hará ningún daño.

.

Pondrán las manos sobre los enfermos y los sanarán- Así pues, el Señor Jesús, después de hablar con ellos, fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios» 
(Mc 16, 15-19; cfr. Lc 24, 50-51).

Mientras miraban fijamente al cielo hacia donde iba Jesús, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: Hombres de Galilea, ¿qué hacen ahí mirando al cielo? Este que ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá como lo han visto subir al cielo». (Hch 1, 3-11)