NOVENA AL ESPIRITU SANTO

13 mayo, 2018

PRIMER DÍA

 

Resultado de imagen para IMAGEN DEL ESPIRITU SANTO

.

NOVENA AL ESPÍRITU SANTO

.

“El amor de Dios ha sido derramado en nuestros

corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado.

.

En efecto, todos los que son guiados por el

Espíritu de Dios son hijos de Dios.

.

Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para

recaer en el temor;  antes bien, recibisteis un espíritu

de hijos adoptivos que nos hace exclamar:

¡Abbá, Padre!.

.

El espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar

testimonio de que somos hijos de Dios.

Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y

coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él

para ser también con él glorificados”.

(Rm. 5, 5;  8, 14-17)

.

ORACIÓN  INICIAL

PARA  TODOS LOS DÍAS

.

Espíritu santificador, que imprimes en nosotros la verdad de tu existencia

y en cuya esencia salvífica vivimos, Tú eres el anhelo del alma y en TÍ,

fuente de amor, nuestra fe se fortalece bajo el fuego  invencible de tu amor salvífico.

.

Haz, ¡oh Dios sapientísimo!, que en tu vivir seamos proclamadores de tu Luz.

Vivifícanos,  ¡oh eterno Hacedor!, en tu amor.

.

Tú, que eres el amor de los Dos, santíficanos con tu verdad, para que permanezcamos

fieles al llamado que nos haces a la perfecta perfección.

.

Tú, que eres, ¡oh Llama de vivo amor!, el que inquietas el alma pastoreándola,

para que acepte ser siempre vivo reflejo del Padre e imitador del 

Hijo del Eterno.

.

¡Oh sapiencia divina!, gozo perenne  del que en Tí  confía, concédenos tus 

siete dones, para que crezcamos en amor y santidad.

.

Tú, que habitas en lo más profundo del ser, transfiguranos, para que 

seamos templos vivos, viviendo en gracia y santidad, siendo proclamadores
del fuego sempiterno, que vivo está en todo ser.

.

Nos consagramos a Tí   ¡oh Fuego sacrosanto!,  para que, encendidos en

tu calor, seamos fermentos excelsos de tu gloria.

.

Llévanos,  ¡oh dulcísimo Aposentador!, a la unidad perfecta de amor con el 

Padre y guíanos hacia su Hijo, que es camino y vida.

.

¡Oh Luz de amor!, nos consagramos a Tí, para que, así unificados contigo,

seamos alabanzas de amor.

.

DIA PRIMERO

.

¡Oh fuente viva de amistad, Santo Espíritu,

en cuyo fuego de amor realizamos nuestro caminar al Padre!,

dulcifícanos en tu amor.

Tú que eres el amigo eterno de nuestra alma,

reconstruye en nosotros nuestro templo, para

que seamos testimonios del Dios amantísimo,

que nos invita a la santidad.

.

Tú, que nos santifica y en cuya presencia el alma

se transfigura para realizarse en verdad con el que es 

la Verdad eterna, limpia toda imperfección que obstruya

el  vivir en amistad con Dios santo.

.

Tú que eres agua de vida y refrigerio de amor,

enséñanos el camino de oración. Que tu presencia nos haga 

realizarnos en santidad, para que demos en todo 

instante frutos de vida.

.

Te entregamos nuestras debilidades,  para que 

sostenidas por tu fortaleza, tengamos la valentía 

para nuestra transformación espiritual.

.

¡Oh dulcísimo embeleso, Dios Cautivador,

fuego perenne de amor!, guíanos hacia el Padre,

que es amor.

.

¡Espíritu divino, amor de los Dos!, aumenta 

en nosotros la fe y la esperanza y vivifica nuestra

caridad, para que seamos alabanzas del 

Dios Altísimo.
.

.

TRES PADRES NUESTROS, SUCESIVAMENTE CON EL.

  1. Gloria a Tí, ¡oh Santo Espíritu, que nos renueva para ser salvados.
  2. Gloria al Fuego que nos llena de su divino amor, para que en El crezcamos en verdad y santidad.
  3. Gloria por siempre al Espíritu Increado que sostiene a toda alma, para que viva en amor y fidelidad al  Padre y a su amado Hijo.

.

ORACIÓN FINAL

.

¡Oh Dios eterno, vivo Fuego que repartes benigno al hombre tus salvíficos dones!,

escúchanos benigno.

.

¡Oh Santo Espíritu!,  ante Tí el alma se postra, suplicando tu amor.

.

Enciendenos, ¡oh Verdad infinita!, en tu inextinguible amor.

.

Envíanos, ¡Dios amoroso!, tu luz, que es vida.

.

La Iglesia unida te canta un canto de amor,

saludando al que es amor de los Dos.

.

Tú eres, ¡oh Llama viva!, fuerza irresistible al pecador.

.

Llévanos,  ¡oh Espíritu de amor!, hacia el Padre que es perdón,

y realiza tu misión salvífica con las almas que el Padre te dió.

.

Da a nuestra existencia el gozo de tu gozo.

.

Haz que sigamos con fidelidad al Hijo de Dios,

que nos dejó como grata herencia tu fuego abrazador.

.

Te amamos,  ¡oh Fuego embelesador! Te consagramos  todo lo que somos,

pues queremos vivir en el que es fuego sempiterno,

alma de los DOS.  Amén.

.

FUENTE: Novena al Espíritu Santo: Seminario de los aliados  Carmelitas descalzos de la Santísima  Trinidad .
 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *