Consagración a Nuestra Señora del Rosario de Fátima: 13 de Mayo del 2017: Centenario de las Apariciones en Fátima

12 mayo, 2017

img283

.

CONSAGRACIÓN

A  NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE  FÁTIMA

DÍA 13 DE MAYO

.
.
Con un corazón de hijo,
.
con el deseo de pertenecer más enteramente a Dios,
.
te hago esta consagración, Madre mía,
.
en el centenario de tus apariciones en Fátima,
.
y estando aquí presente, en tu casita de Guadalupe,
donde nos cubres a todos bajo tu mirada tierna y protectora.
.

Me uno a ti y te ofrezco la posesión de mí mismo

.

para que tú adhieras todo mi ser al Señor.
.

Sé que con esta consagración me comprometo a seguir tu camino,

.

que es camino del amor que se entrega sin límites.
.
.
Acepto por anticipado todas las renuncias que lleva consigo,
.
y te prometo con la gracia de Dios,
.
no quejarme de las exigencias de esta entrega total
.
ni rehusar los sacrificios que me pide el Señor.
.
.

Te pido alegría para fomentar mi generosidad,

.

para que mi consagración sea un camino gozoso hacia el Padre
.
por medio de tu Hijo Jesucristo, siempre protegido y motivado por tu amor.
.
.

Madre Santísima, al ofrecerme a ti con esta consagración,

.

te confío todo lo que poseo y todo lo que soy, todo lo que el Señor me ha dado.
.

Te entrego mi inteligencia para que se llene como la tuya,

.

del Misterio de Cristo, y para que comprenda, gracias a Él, todas las cosas.
.

Te entrego mi voluntad, para que se dirija únicamente hacia el bien,

.

y se fortalezca contra todas las desviaciones y tentaciones.
.
.

Te entrego mi corazón, para que lo animes con un inmenso amor,

.

sincero y generoso, que no se busque a sí mismo.
.
.

Te entrego mi cuerpo y mis sentidos,

 .
para que vivan en la pureza y ayuden a mi alma a encaminarse al Señor.
.

Te entrego mi libertad para que se libere de la servidumbre de las pasiones

.

y escoja siempre lo que agrada a Dios.
.

Te entrego mis preocupaciones y mis temores,

.

para que se pierdan en la seguridad de Dios, que es mi Padre Bueno y Vigilante.
.

Te entrego mis deseos y mis esperanzas,

.

para que fijos en el Señor, se cumplan plenamente.
.
.

Te entrego mis penas y mis alegrías,

.

para que se conviertan en la pena y en la alegría de Jesús, mi Redentor.
.
.

Virgen de Fátima, que bajaste de los cielos con el rosario en las manos

.

como una red salvadora y con el corazón al descubierto para que no pudiésemos resistir,
.
no permitas que me separe de ti,
.
y llévame de tu mano cariñosa hacia Aquel que tiene Palabras de Vida Eterna.
.
.

María, Madre de Guadalupe, estoy frente a ti,

.

mírame con tu ternura y repíteme muchas veces al oído:
.
“¿No estoy aquí que soy tu Madre? ¿Qué puedes temer?”
.
.

¡Sé tú la Reina de mi vida y de mi conducta;

.

gobierna todo lo mío, para que todo sea del Señor!

.

Gracias Madre. Amén.

.

*P. Guillermo Serra, L.C.*

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *