33 Días camino hacia Belén; Sal de Tú Cielo, (Día 21) “Padre Guillermo Serra, L.C.

12 diciembre, 2016

“Te regalo mi docilidad”

Sal de Tu Cielo: Dia 21, 
Lunes 12 de diciembre 2016

Hoy celebramos la fiesta de la Virgen de Guadalupe.

Ella es la Virgen del Adviento,

la Virgen de la espera y de la esperanza.

.

 

Te regalo mi docilidad

.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

 .

Breve silencio para ponerse en presencia de Dios,

rogando a María Santísima sea nuestra compañera

y guía en este camino hacia el encuentro con su Hijo Jesucristo.

.

ORACIÓN CAMINO A BELÉN

.

Querido niño Jesús: Te quiero hacer presente aquí, en este rato de oración.  Muchas veces pienso en ti, me acuerdo de ti, pero no te pienso. Pensarte es quererte y quererte es buscarte. Sí, quiero buscarte, caminar hacia ti, pero sabiendo que Tú me buscas siempre primero. Quiero recorrer este camino de la mano de María, tu madre, sostenido por  el auxilio del Espíritu Santo,  para que tu Amor se revele en plenitud dentro de mi corazón en esta Navidad.

.

CITA

.

La oración es pedir, pero sobre todo acoger, como María. Estar en la presencia de Dios con la disponibilidad del corazón y de la voluntad para dejarse hacer por Él, dejarse caminar por su Palabra y dejarse amar por el Espíritu de Amor. (Sal de tu Cielo. Cap. 3.8)

.

REFLEXIÓN

.

Hoy celebramos la fiesta de la Virgen de Guadalupe.

Ella es la Virgen del Adviento, la Virgen de la espera

y de la esperanza.

En la imagen que quiso dejar plasmada de ella misma,

lleva una cinta alrededor del vientre,

señal del Hijo que lleva en sus entrañas

y prueba de que Dios es fiel a sus promesas

enviando a su Verbo hecho carne para nuestra salvación.

.

Qué mejor ejemplo de docilidad que María.

Ella que dijo que sí en Nazaret y lo mantuvo hasta el Calvario,

repitiendo “hágase” en tantas ocasiones.

Sí a la oscuridad, sí al dolor, sí a la soledad, sí a la humildad…

Pero ser dócil no solo implica decir “sí”,

sino a la vez aprender a decir “no”,

y ella también renunció a su deseo de vivir

como cualquier mujer de su época,

renunció a retener a su Hijo para sí,

renunció a todo deseo de protagonismo,

renunció a conocer razones…

Todo por el amor y la confianza tan grandes que le tenía a Dios.

Su docilidad permitió que el Señor hiciera en ella maravillas

y que así, nosotros fuéramos redimidos.

.

Yo quiero Jesús aprender a ser dócil como tu madre,

quiero decirte que sí y sostenerlo,

diciendo que no a todo lo que se interponga en el camino.

.

ORACIÓN

.

EN TU CORAZÓN DE MADRE

.

Duermo mis sueños y entrego mis dolores

Encuentro consuelo, compasión y cariño

Descubro mis anhelos, miedos y fracasos

.

Sí, Madre, acepto vivir como tú

En el corazón del Padre mi condición de creatura

En el corazón del Hijo mi frágil humanidad

En el fuego del Espíritu mi deseo de vivir para el Amor

.

En tu corazón silencioso me descubro

En tu corazón casto me purifico

En tu corazón maternal me alimento

En tu corazón sencillo me hago niño

Te pido un abrazo, una caricia, una palabra

Ayúdame a caminar hacia tu Hijo, mi hermano

Descúbreme los secretos de tu alma enamorada

Porque cuando se ama, el corazón se clava

se fija y se entrega para estar con el amado

mirándolo en silencio y escuchando sus miradas

.

Del libro Jesús a mi alma. P. Guillermo Serra, L.C.

.

PROPÓSITO

.

El día de hoy meditaré en la voluntad

que Dios tiene para mi vida

y después rezaré el Magnificat

con la confianza de que si soy dócil,

colaboraré con el plan de salvación

que Dios tiene para mí y mi familia.

.

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *