33 Días camino hacia Belén: Sal de Tú Cielo “Día 9” ( P. Guillermo Serra L.C.)

30 noviembre, 2016

Sal de Tú  Cielo:  (Día 9)

Miércoles 30 de noviembre

.

“Subamos al monte del Señor”

.

Dirán: “Venid, subamos al monte de Yahvé… para que Él nos enseñe sus caminos y nosotros sigamos sus senderos

.

Subamos al monte del Señor

.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

.

 

Breve silencio para ponerse en presencia de Dios,

rogando a María Santísima sea nuestra compañera y guía

en este camino hacia el encuentro con su Hijo Jesucristo.

.

.

ORACIÓN CAMINO A BELÉN

.

Querido niño Jesús:

Te quiero hacer presente aquí, en este rato de oración.

Muchas veces pienso en ti, me acuerdo de ti, pero no te pienso.

Pensarte es quererte y quererte es buscarte.

Sí, quiero buscarte, caminar hacia ti, pero sabiendo que Tú me buscas siempre primero.

Quiero recorrer este camino de la mano de María, tu madre,

sostenido por  el auxilio del Espíritu Santo,

para que tu Amor se revele en plenitud dentro de mi corazón en esta Navidad.

.

CITA

Sucederá en días futuros:

el monte de la Casa de Yahvé se afianzará en la cima de los montes…

confluirán a él todas las naciones…

Dirán: “Venid, subamos al monte de Yahvé…

para que Él nos enseñe sus caminos y nosotros sigamos sus senderos”. Is 2, 1-3

.

REFLEXIÓN

.

Subir al monte es estar más cerca del cielo.

Una vez que Dios ha salido de su Cielo y yo he salido de mi tierra,

debo continuar caminando, atravesar el desierto y ahora subir al monte.

.

En la historia de la salvación, “el monte” ha sido un lugar de sacrificio, de revelación, de encuentro con Dios,

un lugar de culto y también donde se reciben sus gracias.

¿Qué significa para mí “subir al monte”?

Tal vez Dios me pide un sacrificio como a Abraham,

o como a Moisés me recordará que sus mandamientos son el camino que debo de seguir.

Quizá necesito derrumbar a los dioses del mundo a quienes estoy dando culto,

como Elías en el Carmelo o simplemente dejar que su presencia me envuelva con la suave brisa que pasa.

.

Subir nunca es fácil,

requiere esfuerzo y perseverancia que deben animarse por la fe en el Amor de Dios

que se revela cuando llegamos a la cima.

Jesús también subió al monte para diferentes razones:

retirarse a orar, bendecirnos con el sermón de la montaña, manifestar su gloria,

llorar por Jerusalén y morir en el Calvario.

Yo quiero acompañarle, ya sea en el sacrificio o en la alegría,

pero quiero subir al monte porque tengo la seguridad que ahí me encontraré con Él.

.

ORACIÓN

.

¿ME DAS LA MANO?

Jesús a mi alma

.

Para cruzar el desierto en soledad y siendo tentado

Para caminar sobre las aguas y no hundirse

Para subir a lo alto de la montaña y contemplar mi gloria

Para sentir mi luz de resucitado

.

¿Me das la mano?

Sí, te pido tu mano para que sientas la fuerza de la mía

Esa que te salvará de andar vagando sin sentido por el mundo

La misma que te sostendrá, cuando te hundas por tu falta de confianza

La que te servirá de apoyo, consuelo y guía para subir a la cima

Aquella que te mostrará las llagas de mi Pasión, para confirmarte mi amor y perdón

.

Mi alma a Jesús

Toma mi mano Señor, como mi guía y mi Pastor

En la oscuridad, llévame por el camino seguro

En la soledad, por el de la consolación

En el de la duda, por el de la esperanza

En el del dolor, por el del ofrecimiento

En el de la tentación, por el de la victoria

Soy todo tuyo, mi mano busco entrelazar a la tuya

No permitas que me separe de ti

Te doy mi mano Señor, tómala

Es toda tuya, y con ella, te doy mi vida y mi corazón

Del libro Jesús a mi alma,       

Padre Guillermo Serra L.C.

 

PROPÓSITO

.

En mi oración de hoy, trataré de escuchar a Dios en la brisa suave decirme “te amo”,

dejando que su presencia me envuelva y me revele a qué monte debo de subir,

cuál es su voluntad en mi vida.

 

Autor: Padre Guillermo Serra, L.C.

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *