Sentido y significado de la Corona de Adviento

26 noviembre, 2016

Resultado de imagen para adviento

La corona de Adviento tiene forma de círculo,  para recordarnos que Dios no tiene principio ni fin.

También la forma circular nos recuerda la alianza que Dios hizo con los hombres,  después del diluvio universal.

Esta corona sostiene cuatro velas que señalan los cuatro puntos cardinales,  abarcando la Redención a la creación eterna.

.

Las velas preferentemente serán:  tres moradas que significan el color de la preparación y la cuarta vela rosa que significa la plenitud.

.

Sin embargo,  en otros lugares hay quien las pone de diferentes colores y dan a cada una un significado diferente.

.

La corona puede adornarse con ramas de pino natural o artificiales.  Si se quiere con moños,  flores ,  frutillas y esferas.  significan vida de gracia, el crecimiento espiritual y la esperanza.

.

Cuatro domingos antes de Navidad se prende la primera vela,  que iluminará toda esa semana nuestros   propósitos.

Su luz recordará la luz de las velas de nuestro bautizo,  primera comunión y confirmación.

¡La luz siempre es un triunfo sobre las  tinieblas!

.

Al encender  cada vela,  se procurará estar toda la familia reunida.  El padre o cabeza de familia hará una reflexión adecuada a la edad de todos los asistentes,  puede basarse en el evangelio y lecturas del domingo correspondiente.

.

Después de encender la vela y reflexionar,  puede cada uno formular sus propósitos en voz alta o en silencio.

Si hay la suerte de que haya niños físicamente hablando o quien sea como niño espiritualmente,  deberá ser el que haga una pequeña oración par terminar.

.

Una vez encendidas las velas,  después de haber rezado y formado el propósito de esa semana,  se puede cantar,  platicar,  jugar o bailar.  Lo que acostumbre la familia cuando esté reunida y feliz.

.

Con la segunda y tercera vela será lo mismo.

El ultimo domingo al encender la cuarta vela será igual en la acción,  pero ya no teniendo sólo proyectos,  sino pidiendo que su luz nos ayude a ver si se cumplieron o no nuestros propósitos y por qué.

Al prepararnos en lo humano  y con la corona de Adviento nos ayudamos a quitar la improvisación y “las carreras”  de nuestra vida diaria,  cosas que nos  evitan profundamente la Navidad.

De tal manera,  que si adornamos nuestra casa y proporcionamos reuniones familiares, lo haremos con   sentido .  Justamente por la Navidad del Señor y no por moda o por costumbre.

.

 

PREPARACIÓN EN LO ESPIRITUAL.

 .

Concientización:  la podemos lograr por medio de buenas lecturas,  conferencias, meditaciones  dirigidas o programas,  culturales,  referentes a este tema.

 .

También podemos nutrirnos o motivarnos acercándonos a la tradición de la Iglesia y año litúrgico.

.

Limpieza y Análisis:  para Navidad y siempre,  deberíamos poner nuestro espíritu limpio de “tiliches o cosas inservibles,  de víboras,  sapos y alimañas”,  que no son otra cosa que celos,  envidias,  complejos y resentimientos,  alimentados por nuestro orgullo herido,  que durante todo el año hemos ido guardando de nuestros semejantes y seres queridos.

.

 

Analicemos cuántos sentimientos inservibles y dañinos hemos permitido que se “cuelen”  a  nuestro interior robándonos la paz y la alegría.

.

 

¡Tenemos que limpiar nuestro interior!

.

 A nadie se le ocurriría esperar a un ser querido o a una visita importante,  cuando nuestra casa estuviera llena de esas alimañas mal olientes y amargas y esos tiliches inservibles,  los cuales no benefician a nadie y menos a nosotros.

.

¡Tenemos que evitar llevar dentro,  esos egoísmos rencores e ignorancias,  que si pudieran verse nos avergonzarían!

.

…Un odio o un resentimiento daña más al que lo siente,  que al que lo provocó,  pues él a veces ni se entera o aunque se entere,  no le importa…

.

Perdonar verbalmente o en nuestro corazón a los que nos han lastimado es un acto realmente grandioso,  propio de los hombres a imagen y semejanza de Dios.  Perdonar es un acto humano y también un acto divino.  Perdonar a los que nos ofenden es la mejor forma de vivir la Navidad.                                                                                                                                                                                                    .                

Planear …  ¿Qué pondré en el lugar que me quedó una vez que tiré todo lo que no servía?.

 .

¿Con qué adornaré ese corazón limpio de rencores?.

 .

Primero,  gozando nuestro ahora espacioso y luminoso interior,  después preparándolo con cosas que verdaderamente valgan   y no que solamente llenen espacios…

.

Antes que nada hay que dejar el mejor lugar para el dulce Huésped.

.

Disponer de un florero donde poner la flor de la prudencia,

La flor del optimismo,

La flor de la sencillez,

La flor de la alegría  y    armonizarlas todas con mil florecitas que casi sin verse, huelan a humildad .   La humildad es la única voz que nos dice como somos de verdad,  si la escuchamos, si la escuchamos,  seguro viviremos una navidad sin exigencias,  pues nada merecemos. ¡El Nacimiento es de Jesús!

 .

¿Qué tal un espejo donde solo se reflejen la generosidad,  la fe y la esperanza?.

 .

Alfombrarlo todo de confianza,  la confianza que aunque todos tenemos defectos,  si realmente queremos ¡ podremos mejorar!.

 .

Ojalá se encontrara un atomizador que rocié el ambiente de lo único que nunca puede faltar:  el amor.   Eso que nos hace ver lo bueno y disimular lo malo en los demás… y eso que nos lleva a cumplir el mandamiento nuevo y único de nuestra religión:

 .

“Amar a Dios sobre todas las cosas y amarnos los unos a los otros,  como El nos ha amado?…

 .

Así es como podemos prepararnos especialmente y con un corazón limpio de odios y complejos,  podemos estar seguros que el Mesías –ese Niñito que esperamos y que llega cada año dispuesto por amor a nacer,  morir y resucitar por nosotros, acepte nuestro hogar  y nuestro corazón como su propio hogar.

 .

De lo contrario aunque Jesús nazca dos mil veces más para el mundo entero, ¡si no nace en nuestro corazón, no tiene sentido para nosotros “festejar” la Navidad

                                
Fuente: Libro el  sentido de la Navidad

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *