Sagrado Corazón de Jesús

30 junio, 2011

UN  MENSAJE DEL CORAZÓN DE JESÚS

“Quiero servirme de ti para hacer

conocer más la misericordia y el

amor de mi Corazón

 

confianza

 

Es decir,  estar segura de Aquel que

es Bondad y Misericordia y que llama

a las almas de un modo especial,

para que vivan con El y conociéndole,

todo lo esperen de Él.

 

“Tus  pecados,  Yo los borro.   Tus miserias,  Yo las consumo.  Tu debilidad.  Yo la sostengo.

 

Cuanto mayor sea tu miseria,  más te sostendrá mi poder:  te enriqueceré  con mis dones.   Si me eres fiel,  haré de tu alma morada donde guarecerme,  cuando las almas Me arrojen de si por el pecado.  Descansar,  en ti y tú tendrás vida en Mí”.

 

“Si eres un abismo de miseria,  Yo soy un abismo de Bondad y de Misericordia.  Mi Corazón es refugio.  Ven a Buscar en Él cuanto necesites,  aun aquello que Yo te pida.

 

No mires tu pequeñez,  mira el poder de mi Corazón que te sostiene.  No temas,  soy tu fortaleza y el Reparador de tu miseria”.

 

“Si estás en mis manos   ¿que puedes temer?… No dudes de la bondad de mi Corazón ni del amor que te tengo.  Tu miseria Me atrae…   ¿Qué serías sin Mí?  No olvides que cuanto más pequeña seas,  más cerca estaré de ti”.

 

“No te aflijas desmedidamente por tus caídas;  nada necesito para hacer de ti una santa:  lo que quiero es que No  Me niegues nada de lo que te pido… Te buscaré en tu nada para unirte a Mí.

 

Tu pequeñez y tu miseria son el imán que atrae mis miradas,  No te desalientes porque en tu fragilidad resplandece más mi Misericordia”.

 

“Mi Corazón encuentra consuelo en perdonar,  no tengo mayor deseo ni más grande alegría que perdonar.

 

Es tanto el consuelo que Me procura el alma cuando vuelve a Mí después de una caída,  que esta casi resuelta  ganancia para ella,  porque entonces la miro con gran amor.  Poco Me importa su miseria,  con tal que su único deseo sea darme gloria.  Con toda su pequeñez esta alma obtiene gracia para muchas otras”.

 

Cuando un alma desea ardientemente ser fiel,  Yo la sostengo en su debilidad,  y sus caídas hacen obrar más mi Bondad y mí Misericordia.  Sólo pido que el alma se olvide de si misma,  reconozca su flaqueza,  se humille y haga esfuerzos no para buscar su propia satisfacción,  sino mi gloria”.

 

“No puedes comprender cuánto agrada a mi Corazón perdonar las faltas de pura fragilidad.  No te inquietes.  Porque eres frágil  y débil,  he fijado en ti mis ojos”.

(Nuestro  Señor distingue aquí bien claramente entre las faltas veniales de costumbres consentidas o no combatidas,  y las que son sólo faltas de ragilidad,  pero reparadas.

Expresa por estas palabras,  que la reparación voluntaria le consuela más de lo que el alma le ofendió por su fragilidad.  Efectivamente,  el acto de humildad,  de confianza y de generosidad que supone la reparación,  exige una voluntad consciente y plena que no existe,  sino parcialmente,  en la falta de fragilidad.)

 

“¡Soy tu Salvador!  ¡Soy tu Esposo!  ¡Cuán poco entienden las almas estos dos nombres!… Esta es la obra que quiero realizar por ti.  El más ardiente anhelo de mi Corazón es la salvación de las almas,  y quiero que aquellas que Me están consagradas,  conozcan con cuanta facilidad pueden darme almas.  Yo les haré conocer el tesoro que muchas veces dejan poerder,  porque no profundizan estos títulos:  Salvador  y  Esposo”.

 

“Mi Corazón te ama y no Me asusta tu pequeñez;  ella Me ha hecho fijar en ti mis miradas y amarte con locura divina”.

 

“Soy el Sol divino que te descubre tu miseria.  Cuanto más grande las  veas,  más debe aumentar tu ternura y tu amor hacia Mí.


Si tu alma es una tierra vaciada que no puede producir fruto,  Yo soy el Jardinero que la cultiva;  enviaré un rayo de sol que la purifique y luego mi mano sembrará”.

 

“Mi  Cruz se apoyará sobre tu miseria y Yo descansaré en tu pequeñez.  Mi Cruz te fortalecerá y Yo te sostendré… Tómala  y nada temas.  Nunca superará tus fuerzas porque está cortada a tu medida y pesada en la balanza  del amor.

 

Mientras más pequeña es una cosa,  con más facilidad se la maneja.  Por eso porque eres nada,  Me sirvo de ti como quiero.

 

No creas que por tus miserias voy a dejar de amarte.  No mi Corazón te ama y no te abandonará jamás.  Ya sabes que la propiedad del fuego es abrazar y destruir… y las de mi Corazón,  es perdonar, purificar y amar.

 

Muy bien sé que sólo tienes miseria y flaquezas;  mas como soy fuego que purifica,  te envolveré en la llama de mi Corazón y lo consumiré todo.

 

¿No te he dicho muchas veces que mi único deseo es que las almas Me entreguen sus miserias?  Si no te atreves a acercarte a Mí,  Yo me acercaré a Tí.

 

Cuanta mayor flaqueza encuentre en ti,  más amor encontrarás en Mí.  No Me importan tus miserias;  lo que quiero es ser el Dueño de tu miseria.

 

¡Tu pequeñez  da lugar a mi Grandeza… Tu miseria y tus pecados,  a mi Misericordia… Tu confianza,  a mi  Amor y a mi Bondad!

 

¡”Ven, apóyate sobre mi Corazón,  descansa en  El”!.

 

“Cuando un rey o príncipe  toma por esposa a la  hija de uno de sus cortesanos,  se obliga a darle cuanto exige el rango a que la ha elevado… Yo soy quien os ha elegido,  por lo tanto estoy obligado a daros cuanto necesitáis.

 

Sólo os pido lo que tenéis.  Dadme vuestro corazón vacío.  Yo lo llenaré;  dádmelo desprovisto de todo,  Yo le revestiré;  dádmelo con sus miserias y Yo las consumiré…

 

¡Os mostraré lo que no véis!… ¡Yo responderé de lo que no tenéis!”

 

“Son muchas las almas que creen en Mi,  pero pocas las que creen en mi Amor… y entre éstas,  muy pocas cuentan con mi Misericordia.  Muchas Me conocen como Dios,  pero pocas confían en Mí como Padre.

 

Yo me manifestaré… y haré ver a mis almas predilectas que no les pido lo que no tienen.  Lo que exijo, es que Me den cuanto poseen,  pues todo Me pertenece.

 

Si no tienen más que miserias y flaquezas… acaso pecados…, Se los pido también:  ¡Dádmelos todos!  y quedaos sólo con la confianza en mi Corazón.  Os perdono,  os amo,  y Yo mismo os santificaré”.

Fuente: Palabras de N.S.Jesucristo a Sor Josefa Menéndez

 

Imagen de previsualización de YouTube

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *