San José el Padre de Jesús

30 diciembre, 2010

José,  ante  todo  mundo  como  ante  Dios,  fue  siempre  el  Padre  de  Jesús,   al cual  muchas  veces  se  le  llamaba  “El  Hijo  del carpintero” . (Mt. 13 ,55).

Ciertamente  no fue  padre  según  la   carne  ni  la  sangre  sino por  especial  vocación  de  parte de  Dios.  Padre  no  es sólo  quien  engendra  sino  de  una  manera  especial  quien enseña a vivir.  Por  esta  razón  podemos  llamar  justamente  a José  “Padre  de  Jesús”.  Fue  verdadero Padre de Jesús en la plenitud de significado de esta palabra.

José  fue  Padre  por decreto  divino.  Su  paternidad  emanó directamente del  Padre  de  las  luces.  Fue  llamado  y equipado  por  Dios  mismo para  la  misión  más  delicada  y  hermosa  que  hombre  alguno  pudiera  soñar:  ser un  destello de la  paternidad  divina  y  un reflejo  del  mismo  Dios.

Hijo de David

Diez  siglos  antes  Dios  había  hecho  una  formal  promesa  a  su  siervo  David  por  boca  de  su  profeta  Natán:  Un descendiente suyo  reinaría  eternamente  en  el  trono  de  Israel.  (2 Sam. 7, 12-16).

Desde  entonces  nació  en  el  pueblo  una  esperanza  que  jamás  se  apagaría  y  que,  por  el  contrario,  se  acrecentaría  en  los  momentos  de  peligro  y  de  amenaza.  Del  tronco  de  Jesé  brotaría  un   retoño,  el  cual  estaría  lleno  del  Espíritu  de  Dios,  Sería  el  Mesías  que  representaría  los  derechos  divinos  en  este  mundo,  restableciendo  la  antigua  gloria  de  Israel.

Pasaron  más  de  mil  años  para  que  esta  palabra  pudiera  cumplirse.  Fue  hasta  que un pequeño  pueblo  de  la  Galilea  de  los  gentiles,  allende  del  mar,  comenzó  a  brillar  una  luz  en  las  tinieblas:  un  descendiente  de  la casa  de  David,  de  nombre  José,  se  desposó  con  María.  Así  de  sencillo y  hermoso  era  el  principio  del  cumplimiento  de  tan  gran  expectativa  de  Israel.

En  la  genealogía  de  Jesús ofrecidas  por  Mateo  y  Lucas (mT. 1, 1-7;  Lc. 3, 23-38) se  acredita  a  Jesús  su  filiación  davídica  no  por  la  parte  materna  sino  por  la rama  de  José.  La  herencia  regia  le  pertenecía  gracias  a  su  padre.

Por eso,  sin duda que el  título más noble y glorioso  de  José   es  “Hijo de David”   Ya  que  de  esta  manera  se  le  encuadra  en  el  contexto  de  las  profecías  mesiánicas,  introduciéndolo  directamente  en  el  capitulo  más  importante  de  la  historia  de  la  salvación.

José  fue  el  canal  por  el  cual  también  a  Jesús  se  le  otorgaría  el  titulo  mesiánico  de  “Hijo  de  David” ,  significando con  ello  que  él  era  el  descendiente  soberano  que  habría  de  sentarse  en  el  tronco  de  David,  su  Padre.

El  humilde  carpintero  de  Nazareth  está  situado  en  medio  de  dos  pilares  regios:  Dasvid  y  Jesús.  Es  el  eslabón  que  une  a  estos  dos  grandes personajes  de  la  historia.  Su  papel   es  como  su  misma  sangre  regia:  camina  escondidamente  pero  gracias  a  ella  se  comunica  la  vida  y  la  promesa  mesiánica.

José  de  Nazareth  es  inseparable  de  su  esposa  y  de  su  hijo.  No  es  legítimo  divorciar  a  la  pareja  más  unida  ni  dividir  la  familia  más  integrada.  José  fue  verdadero  padre  de  Jesús  como  auténtico  esposo  de  María.

Su  papel  ha  sido  esencial  en  el  plan  de  Dios.  Su figura  no  es  ciertamente  la  imagen desfigurada  que  siempre  se  nos  ha  presentado.

  • No  fue  patriarca  por  anciano  sino  por  fecundo.
  • No  fue  casto  por  privarse  de  la  sexualidad  sino  porque amó sin  egoísmos.
  • No  fue  humilde  por  vivir  aplastado y  hecho  un  lado  en  la  familia  sino  porque  cumplió fielmente  el  plan de Dios.

La  historia  de  la  salvación  se  engarza  con  eslabones  que  continúan  la  acción  salvífica  de  Dios en  el  mundo.  Junto  a   él  siempre  se  encuentra  María.  José  es  el  eslabón que  une  la  esperanza  de  Israel  con  el  Mesías  y a  éste  con  el  glorioso  porvenir   del  Reino.

Su  persona  se  refleja  tanto  en  María  como  en  Jesús.  Ha  dejado  una  imborrable  huella  en  la  historia.  Sin  él  este  mundo  sería  de  alguna  forma  distinto.

Fuente: José H. Prado Flores

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *