Visita de Juan Pablo ll a Fátima

20 mayo, 2010
Imagen de previsualización de YouTube


EN MAYO DE 1917 APARECE LA SANTÍSIMA VIRGEN EN FÁTIMA

EL MISMO DÍA EN  1981  ATENTAN CONTRA JUAN  PABLO  II

 

 

EL 13 de mayo, el Santo Padre había desayunado con el Profesor Lejeune, su esposa y otro invitado, y luego, dentro de la mayor tranquilidad, se dirigió a la Plaza de San Pedro.  Cuando daba la vuelta por la plaza,  cerca de la puerta de bronce,  el Turco.


Atentado a Juan Pablo II el día de Fátima

 

Mehmet Ali Agja le disparó,  hiriéndolo en el abdomen, en el codo derecho y en el índice de la mano  izquierda.

 

 

Nadie creía que esto hubiese podido ocurrir.Yo estaba detrás del Santo Padre, aturdido, no lograba comprender nada. El ruido en la plaza era ensordecedor. Todas las palomas alzaron el vuelo. Alguien había disparado, pero quién podría ser? Yo vi que el Santo Padre …. Pero no le veíamos señales de sangre ni de herida. Entonces, le pregunté, dónde? Y el me respondió: en el vientre. Tiene dolor, añadí y asintió, sí. El iba en el auto apoyado en mí; de ahí pasamos a una ambulancia. Su Santidad llevaba los ojos cerrados, se notaba que sufría mientras repetía algunas oraciones breves. Sobre todo, si no mal recuerdo:

“ ¡María, madre mía. María, madre mía!”

 

 


 

 

 

 

 

 

El Dr Buzzonetti y la hermana Camila iban con nosotros en la ambulancia que corría veloz y ningún tipo de policía nos acompañaba. La sirena comenzó a sonar un centenar de metros más tarde. El trayecto que normalmente se hace en media hora nosotros lo hicimos en ocho minutos en plena circulación de Roma. Tiempo después, el Santo Padre me dijo que había guardado consciencia hasta su llegada al hospital y que siempre estuvo convencido de que las heridas no serían mortales.

Testimonio de Monseñor Stanislas Dziwisz,



 

 

 

Oración de  Juan Pablo II  en Fátima

Madre de los hombres  y de los pueblos  Tu conoces todos sus sufrimientos y sus esperanzas,

Tú sientes maternalmente todas las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas  que

sacuden al mundo,   acoge nuestro grito dirigido en el  Espíritu Santo directamente a tu Corazón

y abraza con el amor de Madre y de la Esclava del Señor a los que más esperan este abrazo ,

y al mismo tiempo, a aquellos cuya entrega Tú esperas de modo especial.

Toma bajo tu protección  materna a toda la familia humana  a  la que, con todo afecto

a ti, Madre, confiamos.  Que se acerque para todos los tiempo  de la paz  y de la libertad,

el tiempo de la verdad,  de la justicia  y de la esperanza



Juan Pablo II estuvo seguro de que “…una mano materna…” le salvó la vida y guió la trayectoria de la bala.
Primer Viaje de Juan Pablo II a Fátima:

Juan Pablo II está en peregrinación a Fátima para dar las gracias a la Virgen por escapar con vida, un año antes, en el atentado de la Plaza S. Pedro, y, de rodillas, consagra la Iglesia, los hombres y los pueblos al Corazón Inmaculado de María.
“He estado en peregrinación a Fátima, como la mayoría de vosotros, queridos peregrinos, con el rosario en la mano, el nombre de María en los labios y el canto de la misericordia de Dios en el corazón”.
.
Juan Pablo II, Fatima, Mayo de 1982

Segundo Viaje de Juan Pablo II a Fátima:

12/13-05-1991 – El Santo Padre Juan Pablo II va por segunda vez a Fátima, como un peregrino en el 10º aniversario de su atentado. Presidió la Peregrinación Internacional del Aniversario de Fátima.

Acto de consagración a la Virgen de Fátima



Tercer Viaje de Juan Pablo II a Fátima:

13-05-2000 – En su tercera visita, Juan Pablo II ofició la beatificación de los pastores.
En las inmediaciones de Cruz Alta, en la iglesia nueva del Santuario, está la estatua de Juan Pablo II que comemora al Pontífice peregino de Fátima.


 

 

 

 

Tags:

One Response to Visita de Juan Pablo ll a Fátima

  1. Mirna Anabela on 6 abril, 2011 at 12:03

    querida madre “Fatima” deseo si es tu voluntad salud para mis ojos y mi enfermedad ,salud para mi cuerpo, alma , y espíritu; solo quiero que me envíes salud por que todo lo demàs vendrá por añadidura y por las bondades de tu hijo Jesús… “HÁGASE SEÑOR SU VOLUNTAD”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *